Archivos de la categoría ‘Deportivo’

FIFA12

Publicado: 19/10/2011 de ruben88fisio en "El fútbol según EA Sports: FIFA", Deportivo, Play Station 3

9,5/10

“El físico sí importa”

Tal vez por la buena dinámica positiva de los últimos años o quizás por la seguridad que aporta una compañía como Electronic Arts, nadie dudó ni por un momento que EA tendría nuevamente algo grande entre manos para el mes de Septiembre cuando el nuevo FIFA de cada temporada saliese a la luz. Que EA ha dado con la tecla en la nueva generación (Desde FIFA 08) no es necesario mencionarlo, aunque no es menos cierto que desde FIFA 10 los  cambios se han sucedido con cuentagotas. Sin embargo, ésto es lo que ocurre cuando consigues un producto cuasiperfecto, sobre el cual solo tienes que ir realizando mejoras año tras año, siguiendo la buena línea de escucha a los aficionados, a los que verdaderamente pueden juzgar el producto, por encima de beta testers o de redactores de publicaciones especializadas, EA siempre escucha a sus fans y los resultados son más que evidententes.

Para este año había algo grande entre manos, una bomba, algo que los canadienses llevaban desarrollando desde hacía 2 años, tranquilamente, paso a paso, puliendo defectos y probándolo para sacar el mayor partido posible a su nueva proeza: el nuevo motor de colisiones, el Impact Engine, que ha modificado sustancialmente la forma que teníamos de jugar a FIFA. Sin embargo, la cosa no se queda aquí, FIFA12 lleva la experiencia mucho más allá gracias a una renovación desde los cimientos del juego defensivo, consiguiendo, ahora sí, una verdadera experiencia jugable desde el delantero hasta el portero. Son muchos los cambios que esto implica, ya que ahora de nada servirá hacer la doble presión desde el centro del campo sabiendo que en un 90% de los casos íbamos a recuperar el balón. Ahora hay que medir los tiempos, calcular muchas variables, estudiar los movimientos rivales y hacer la entrada o la cobertura en el momento exacto si no queremos que el contrario pase como una exhalación a nuestro lado, dejando al equipo cojo y en una franca situación de inferioridad defensiva. Esto implica una curva de dificultad mucho más elevada, puede que la mayor de todas las entregas de la saga, ya que nos obliga a “desaprender” (como dicen en ING) para volver a construir nuestras estrategias de juego desde el principio. Sin embargo, tras varios partidos iniciales de absoluta frustración y desesperación al ver que no conseguimos recuperar ni un balón, la sensación de plenitud al hacer un corte in extremis es máxima.

Volviendo al “Impact Engine”, no es algo perfecto, ya que se aprecian fallos medianamente graves (como que dos jugadores de nuestro equipo choquen incomprensiblemente y tarden una eternidad en levantarse) pero por lo general rinde a un grandísimo nivel. Por primera vez, todo es sólido: jugadores, balón, árbitros, porterías… solo se ha observado algún fenómeno extraño en las celebraciones. Esto implica que todos los jugadores tienen un gran “peso físico”, por llamarlo de algún modo y su forma de aproximarse al contrario, la velocidad, la dureza de la entrada o del choque… serán factores determinantes en el éxito o fracaso de una entrada o un robo, pudiendo oscilar entre el fallo más estrepitoso, la falta más descarada o el robo más perfecto jamás visto. Pero esto también es importante en ataque, ya que no será lo mismo bregar con un tanque al estilo Llorente, una pluma como Jesús Navas o un portento como Cristiano Ronaldo. Con cada uno habrá que adoptar una estrategia distinta, haciendo el juego mucho más realista y cerebral. Si el equipo cuenta con un buen cabeceador, buscará las bandas con más ahínco y si el centro del campo es bueno, hará pases tiralineas y se adornará con filigranas. La IA rival sigue sin ser perfecta, pero ha mejorado sustancialmente. El motor de impactos afecta de forma muy realista también a las lesiones, ahora creibles y más frecuentes. De esta forma podemos tener una lesión de rodilla tras una mala entrada, un esguince al caer mal, una conmoción si chocamos fuerte… De todas formas, donde FIFA12 sigue intratable es el multijugador, tanto off como online. Los piques volverán a estar a la orden del día, máxime ahora que las labores defensivas son más complejas, el sistema de filigranas se ha mejorado y pulido y los movimientos de los jugadores con más talento (pases de rabona o de tacón, chilenas y medias voleas) pueden sacar de quicio a más de uno.

El motor gráfico sigue siendo el mismo desde el año 2008, con sutiles mejoras con respecto a la versión del año pasado. Todo luce ahora más coherente y más real, tanto a nivel de efectos de luz, el césped, las equipaciones 100% actualizadas, los estadios, los efectos del agua… Sin embargo no todo el campo es orégano y FIFA sigue adoleciendo de los mismos errores que sus antecesores: la lluvia no cae como debe, las caras siguen sin convencer (para estudiar el caso de CR7 que parece un modelo de cera…), el campo sigue dando un aspecto de vacío… Este último apartado se ha mejorado bastante ya que la ambientación ha sido un apartado en el que EA parece haber hecho mucho hincapié: Escenas introductorias mucho más trabajadas y espectaculares, videos ingame mucho más coherentes, unas gradas más vivas en cuanto a color y movimiento, unos marcadores que reflejan el tiempo de juego y el resultado (en el modo Be a Pro se aprecia perfectamente)… Una serie de mejoras que sientan muy bien al aspecto gráfico del juego.

Los modos de juego se mantienen, dado el nivel de variedad y perfección alcanzados, presentando las mayores novedades en el apartado online. En cuanto al offline, el modo carrera se ha mejorado sustancialmente, ofreciendo ahora una experiencia más cercana a Football Manager, con multitud de opciones y variantes. En este apartado poco más que decir.

Y en cuanto al apartado sonoro, pocas novedades. Banda sonora renovada, que nunca llegará al nivel de las míticas que tuvimos la oportunidad de disfrutar entre Fifa 98 y Fifa Football 2002 (mención especial para la currada banda sonora de FIFA 2000 a cargo de Robbie Williams) sin embargo suena bien y es variada. Los efectos sonoros siguen siendo de lo mejorcito, con un ambiente de estadio mejorado, un balón que suena realista, jugadores que avisan y piden pases, megafonía del estadio… Los comentarios suenan rancios ya, no es que Manolo Lama y Paco González no sean buenos, es que hay líneas de comentario que se repiten desde hace 10 años. No estaría de más volver a meterse en la sala de grabación y añadir variaciones o hacerlos desde 0. Sería de agradecer.

En definitiva, ¿EA Sports ha alcanzado la perfección? Pensando como un aficionado acérrimo, sí. Son muchas las personas que afirman: “Después de lo de este año, ya no pueden sacar nada más…”. Sin embargo, echando la vista atrás y viendo el recorrido de la saga, los altibajos que ha sufrido y la capacidad de mejora que tienen, no. EA aún tiene mucho camino por recorrer. Es cierto que el sistema de juego es el más divertido y completo de la saga, pero sigue sin ser perfecto. La ambientación es un punto en el que pueden aprender mucho de Konami, verdaderos expertos en crear intros y vídeos de celebraciones alucinantes, amén de lo bien que lucen los estadios este año en PES 2012, llenos de vida y con multitud de elementos móviles en pantalla. La recreación de caras es un aspecto mejorable, echamos de menos una banda sonora a la altura de las antiguas, unos comentarios nuevos y sorprendentes… ¿El mejor FIFA entonces? Sí. ¿El juego de fútbol perfecto? Sí, hasta que salga FIFA13, con el que, a buen seguro, se nos caerán los palos del sombrajo nuevamente.

Anuncios

FIFA Street

Publicado: 14/01/2011 de ruben88fisio en Deportivo, Play Station 2
7/10
“Te espero en las pistas…”
El Deporte Rey ha respirado, desde tiempos inmemoriales, aromas de barrio y plazoleta. Estrellas actuales como Sergio Agüero o el mismísimo Ronaldinho Gaucho fueron descubiertos dando pelotazos en mitad de una plaza o en una favela. Las grandes multinacionales han sabido siempre aprovechar ese aroma underground que el fútbol destila para llamar la atención de los compradores. Así, marcas como Mahou o la todopoderosa Nike han colocado a las estrellas del momento en la calle para dar pelotazos (mítico el anuncio de Nike en el año 2002 en el que los mejores jugadores del mundo eran llevados a la bodega de un carguero a jugar un torneo clandestino, lo podeis ver en el enlace). Son muchos los que se graban realizando malabares con el balón y luego cuelgan el video en la red (la estrella de todo este mundillo es el francés Remi Gaillard). Y esto es gracias a lo sencillo que es el fútbol: Un balón, un par de mochilas para hacer una portería y ganas de jugar.

Esta es la premisa que los chicos de EA Big (filial de EA dedicada a realizar videojuegos de corte más desenfadado) llevaron a su máxima expresión cuando en el año 2005 lanzaron este FIFA Street. Ronaldinho, la auténtica estrella del momento, copaba la portada de este juego siendo toda una demostración de intenciones: fútbol en su máximo esplendor, con filigranas, vaciladas, piques y pocas reglas. Una delicia para los amantes del deporte de calle. Aquí no espereis que se os premie por la capacidad de defensa que tengais, lo bien plantado que esté vuestro equipo o vuestra capacidad de lectura de juego. Aquí priman los regates imposibles, el juego marrullero y rápido y los disparos potenciados. Diversión arcade en estado puro.

Visualmente, el juego nos presenta entornos callejeros repartidos por diferentes partes del mundo (Barcelona, Brasil, Holanda…) en los que las plazas, los bajos de puentes, descampados y demás localizaciones en las que poder dar pelotazos se representan de modo bastante fiable, por decirlo así. Es decir, no es lo mismo representar el Santiago Bernabeu que una plaza de un barrio de Brasil, pero el resultado es que cada localización tiene un estilo distinto, con un decorado muy acertado y donde las paredes de los edificios son fundamentales para jugar con ellas (no existen los fueras de banda, como es lógico). El modelado de los jugadores no pasa de correcto ya que, a pesar de estar bien estructurados y proporcionados, el parecido con los jugadores reales es más que discutible, algo bastante llamativo ya que FIFA 2005 tenía un nivel de parecido mucho mayor, aunque hay que tener en cuenta que el motor gráfico no es el mismo, aunque eso no es excusa. Si quieres llevar a las estrellas del fútbol a la calle, lo mínimo es que las reconozcas.
El sonido destaca por la calidad y variedad de sus melodías y efectos sonoros. La banda sonora reune un compendio de grupos de diferentes estilos musicales, algunos relativamente desconocidos y otros ya consagrados y conocidos como Fat Boy Slim (autor de la genial canción introductoria de FIFA 99). Durante los partidos siempre se escuchan melodías que acompañan genialmente al frenético ritmo de los partidos.

La jugabilidad es simple y muy directa, premiando la chulería y la cara que le echemos a cada jugada o a cada disparo en forma de puntos que servirán para llenar una barra de potencia. Al completarla se nos ofrecerá la posibilidad de realizar un “Disparo especial” prácticamente imparable salvo que rebote contra los postes de la portería. La variedad de regates es bastante alta y dependiendo del que elijamos tendrá un nivel de dificultad u otro, lo que hace que tenga una mínima curva de dificultad que no nos permita ser los reyes de la pista desde el minuto 1, aunque el juego no es para nada dificil. La pelota se mueve con un realismo bastante inferior al de FIFA, su hermano serio, algo que afecta negativamente a la jugabilidad.

En relación a la duración del juego, a parte de los típicos partidos sueltos, disponemos de un extenso Modo Carrera en el que creamos a nuestro jugador (con un alto nivel de personalización) y formamos un equipo de 4 jugadores para ir compitiendo en los diferentes torneos que el juego nos presenta (uno por escenario). Es una pasada crearte a tí mismo y colocarte jugando en la calle junto a Casillas, Ronaldinho, Kanu, Gatusso o Cristiano Ronaldo. Aunque esto no es así desde el principio. Los torneos cuestan dinero y los mejores jugadores no estarán disponibles desde el principio. Así que toca sudar la camiseta en las plazas, jugando con compañeros menos conocidos frente a equipos que nos retarán para ir consiguiendo dinero para entrar en el torneo. Tras ganar la Copa obtenemos diferentes beneficios, como mejoras de nuestros atributos, nueva ropa (existe una variedad amplísima de ropa deportiva para personalizar a todo nuestro equipo) dinero, nuevos jugadores y una nueva ciudad en la que jugar.
De todos modos, el punto fuerte de este juego es, sin duda, el gran modo multijugador. Ponerse dos personas a los mandos de este juego significan largas horas de “uuuuuuuuu”, “tomaaaaa”, “mira esaaa”, “toma cachitas!!!” y similares. Los piques estarán a la orden del día y las cotas de diversión que se alcanzan son geniales.

En definitiva, un juego diferente, fresco y divertido (sobre todo en pareja) aunque peca de facilón y un poco monótono, pero que sirve para echar unas risas y convertir en realidad (digital) el sueño de la mayoría de nosotros cuando éramos niños: que en mitad de nuestro partidillo de plazoleta apareciera nuestro ídolo para jugar con nosotros. 

Te espero en las pistas…

Football Manager 2011

Publicado: 11/01/2011 de ruben88fisio en Deportivo, Estrategia, PC

9,5/10

“Si yo fuera el entrenador…”
Frase mítica que todos hemos pronunciado alguna vez viendo un partido o en la típica tertulia de los lunes, en el instituto o en el bar delante de una cervecita y una tapa: “Si yo fuera el entrenador… _______ (colocar nombre de jugador en cuestión) iba a jugar menos que Paneque”. Bueno, pues llegó la hora que todo aficionado al fútbol con delirios de grandeza esperaba, la de demostrar que nuestras dotes de mister van más allá de comentar con los amigos lo mal que juega nuestro equipo.

Y si, es que este Football Manager no es más, ni menos, que eso: un simulador de gestión futbolística del más alto nivel, con un número de opciones apabullante y un nivel de similitud con la realidad verdaderamente asombroso. Sports Interactive Games, en colaboración con SEGA, llevan muchos años (yo me contagié de la fiebre Manager allá por el año 2003, con el fabuloso Championship Manager 4, pero los inicios de la saga datan de 1982) pero con la edición de la presente campaña liguera han elevado el listón hasta cotas insospechadas. La mecánica es simple, pero a la vez terriblemente compleja: FM nos pone en la piel de un Manager al más puro estilo inglés (lo que implica control total de entrenamientos, preparación, partidos y parcela de fichajes) para que intentemos llevar a la gloria a un equipo elegido de entre más de 100 ligas diferentes repartidas por todo el planeta. Una labor dura y que sólo será posible con trabajo duro, dosis de psicología y mano dura con un vestuario rebelde.

El aspecto sonoro no es muy relevante ya que el juego carece de música (algo que sería de agradecer para aligerar la cantidad de menús y pantallas que tiene el juego) aunque el sonido de partido es muy real. El público reacciona de forma muy humana ante cada una de las acciones que se suceden en el campo silbando al rival o a los nuestros si juegan mal, abucheando al árbitro o a los jugadores, gritando enfervorecidos ante los goles de nuestras estrellas… Todo un gran trabajo de grabación y adaptación.

La parcela gráfica es retocada año tras año para plasmar con total fidelidad el mundo del fútbol. De esta forma se nos presentan unos menús claros, muy bien ordenados y con multitud de opciones. El completo tutorial que el juego incluye, hace que navegar se haga muy sencillo para los novatos y que sirva de recordatorio para todos aquellos que ya son veteranos o para presentar las novedades que año tras año va introduciendo el equipo de SI Games. Si el aspecto gráfico del juego no es del agrado del jugador, yo recomiendo que se pasen por FMSite, web de referencia de los “ManagerAdictos” en el que podrán encontrar multitud de skins para el juego, hojas de valoración de jugadores, guias de juego y tácticas… Desde hace dos temporadas, FM incluye un motor gráfico en 3D para poder visualizar los partidos. No espereis un nivel de detalle estilo FIFA 11, ya que este juego no va de eso. Es un motor simple, con jugadores de pequeño tamaño, que aportan una visión global del terreno de juego para ver si nuestro planteamiento se ve reflejado en las acciones de nuestros jugadores. Es simple pero efectivo.

El apartado jugable es donde este juego es fuerte, donde aporta opciones y opciones, variables y elementos extraños que van a colocar obstáculos a nuestros planteamientos o que, en menor medida, facilitarán nuestra tarea. Nuestro cometido como mánager está claro: Con la plantilla que tenemos, llegar a lo más alto. Pero no todo será tan sencillo como en FIFA o en PES, ya que aquí dirigimos, que no controlamos. Nuestros jugadores tienen una serie de atributos, unas aspiraciones y un estado de ánimo que nosotros debemos saber manejar para confeccionar un 11 de garantías jornada tras jornada.

Comenzaremos creando a nuestro “alter-ego” virtual, desde nombre y edad, hasta pasado futbolístico (hemos podido ser futbolistas, lo que nos dará más reputación) y nuestro equipo favorito. A partir de aquí, dos opciones: Comenzar en el paro (lo que no nos dará opción de entrenar a un grande y posiblemente comenzaremos nuestra carrera en el Celta B, el Amorós o el Orihuela, por ejemplo) o elegir el equipo de nuestros amores e intentar llevarlo a lo más alto. A más nivel del equipo, más exigencia y menos margen de maniobra, pero más presupuesto para fichar y mayores posibilidades de ganar algo. Tras fichar con el equipo, la dirección del equipo nos dará la bienvenida y nos hará un breve resumen histórico del club, se nos preguntará por nuestros objetivos y se nos pondrá en contacto con nuestro equipo técnico, para ver el estado de la plantilla y valorar posibles fichajes. Hasta aquí todo es relativamente fácil, lo complicado viene cuando nos enfrentamos a los periodistas, a los representantes de los jugadores y hasta a los propios jugadores, que no dudarán en enfrentarse a nosotros si algo de nuestro planteamiento no les gusta o les perjudica.

Desde la capacidad del estadio, nuestro poder adquisitivo hasta las instalaciones para nuestros juveniles, serán factores que tendrán un peso específico en nuestra carrera a la cima. Según nuestros objetivos, la directiva nos proporcionará un presupuesto y unas zonas en las que poder ojear jugadores (apartado de vital importancia para traer buenos futbolistas). Los objetivos, evidentemente, habrá que cumplirlos si no queremos acabar en la cola del INEM. Y lo dificil viene cuando llega el fin de semana y llega el partido. Después de leer el informe de nuestro ojeador y elegir la táctica que más convenga en el momento (aunque los cambios afectarán a la fluidez de juego) así como a los jugadores en mejor forma para afrontar el choque. Una vez aquí, debemos motivar a nuestros futbolistas en el vestuario e ir vigilando como juegan para ajustar las tácticas y el estilo de juego, todo con el objetivo de superar ese encuentro tan complicado que hará que nuestros aficionados salten de alegría.

Este juego, realmente da para escribir 3 o 4 críticas. Con esta pequeña parte que hoy os he apuntado aquí, os haceis una idea de lo que podeis tener entre manos, pero es mucho más grande: Rivalidades entre clubes y entrenadores, negociaciones de contrato, charlas en el descanso, primas por victorias, lesiones y fisioterapeutas, jugadores que se enrocan y fuerzan su salida del club, periodistas que sólo buscan desestabilizar antes de los partidos, directivas exigentes, fichajes carísimos que no rinden y abochornan a los aficionados… Y un larguíiiiiisimo etc.

Está en nuestras manos acabar con el famoso dicho de Gary Lineker: “El fútbol es un deporte que inventaron los ingleses, juegan once contra once detrás de un balón, y al final siempre gana Alemania”. Bienvenido al club de tus sueños, bienvenido al Mejor Trabajo del Mundo.

David Douillet Judo

Publicado: 23/10/2010 de ruben88fisio en Deportivo, PC

6/10
“Cambiando el HaDouken por el Oh Goshi”

Aquí os traigo una pequeña rareza, uno de esos juegos que pasan desapercibidos por tratar de representar un deporte poco conocido o poco seguido por el público en general. Eso es lo que intentaron los de Big Ben, con el respaldo de la Federación Francesa de Judo y la imagen de David Douillet, uno de los mejores judokas europeos de la historia. En el año 2006 salió este juego, el cual solo puede ser valorado por seguidores o practicantes de judo (como es mi caso), de otro modo, el jugador se enfentará a lo que puede parecer un juego de lucha simplón y sin variantes.
Y es que, el judo no es el kárate (por mucho que la gente quiera verlo así) y David Douillet Judo  no es Tekken. Se trata de un juego que pretende transmitir toda la pureza, la disciplina y la belleza de este deporte. Sin embargo, sólo lo consigue a medias.

Para saber más del judo, buscad en internet (Wikipedia o la página de la FEJ) si quereis conocer más información, ya que ponerme ahora a explicar qué es el judo requeriría la apertura de otro blog aparte, debido a su complejidad y sus variantes. David Douillet Judo trata de presentarnos un sistema de juego complejo, con el que desarrollar todo el abaníco de técnicas, contras, luxaciones, inmovilizaciones y movimientos que caracterizan este deporte. Sin embargo, tratan de simplificarlo tanto que le resta profundidad. Mediante la utilización de 3 botones (uno para técnicas de cadera, otro para técnicas de pierna y otro para técnicas de brazo) y la cruceta de direcciones tenemos que realizar las diferentes técnicas. La efectividad de las técnicas dependerán de la sincronización con la que pulsemos los diferentes botones (más botones a más complejidad) siguiendo la pauta que nos marcan los iconos en la parte inferior de la pantalla. De esta forma, si la técnica tiene una gran sincronización, es compleja y el rival está cansado, se conseguirá mayor puntuación que si pulsamos los botones sin sincronización. La falta de sincronía o fallar en la pulsación de algún botón, generará que fallemos en la ejecución de la técnica o que el rival nos contre con otra técnica sin darnos tiempo a reaccionar. Las contratécnicas se realizan mediante el mismo sistema. Al llevar al contrincante al suelo, deberemos mantenerlo inmovilizado pulsando las teclas con mayor sincronización que el rival.

El problema es que se puede hacer una gran técnica y que sólo se consiga marcar la mínima puntuación posible (una Koka, 3 puntos con el reglamento antiguo) porque la barra de efectividad no se ha llenado lo suficiente o, por el contrario, marcar un Ippon (10 puntos, combate ganado) con una técnica de ínfima calidad porque el rival estaba cansado, lo que le resta credibilidad a ojos de los entendidos de este deporte (servidor aquí presente).

Tenemos a nuestra disposición varias competiciones que se irán desbloqueando dependiendo de nuestros éxitos en los tatamis y gracias a las mejoras físicas y técnicas que desarrollemos para nuestro judoka. 

Hasta aquí y, aparentemente, el juego pinta muy bien. Y, en parte, así es, ya que para los judokas, el juego es bastante interesante y divertido como para mantenerlos pegados al tatami mucho tiempo. Sin embargo, solo cuenta con 6 judokas distintos (y David Douillet, maestro en los entrenamientos y “jefe final” en el mayor torneo) con diferentes puntos débiles y fuertes, lo que hace que dé la sensación de estar compitiendo siempre con la misma gente. Además, no existe un centro de creación de personajes, algo que le habría venido muy bien al juego. Aparte, sólo existen 3 pabellones diferentes (dependiendo del grado de reputación del torneo) lo que aumenta la sensación de repetición.

Gráficamente, el juego presenta un acabado gráfico muy bueno en cuanto al tatami, los judokas y los pabellones, pero muy pobre en cuanto al público y la ambientación en general (ausencia de entrenadores en las sillas y algo mas de ambiente alrededor del tatami) que le resta credibilidad al apartado visual.

En cuanto al sonido, los pabellones suenan llenos y el público reacciona muy bien a las acciones del tatami. Las melodías son muy repetitivas y poco variadas, pero amenizan los menús. Poco mas que reseñar en este apartado.

En definitiva, es un juego que sólo resultará atractivo para los amantes del judo. Si es tu caso, bienvenido, aquí tienes alguien con quien hablar del tema y te recomiendo que pruebes el juego, a lo mejor mejoras algo gracias al Maestro Douillet.

Escenas ingame del juego:      David Douillet Judo

9,5/10
“Los laureles del éxito se mantienen”

A principios del 2001 y con FIFA 2001 ya en los mercados de PS2, Konami volvió a apostar por PSOne para reeditar el éxito de su primer Evolution, salido un año y medio antes. Este Evolution 2 se presenta con pocas, pero sustanciales mejoras. La mayoría se presentan a nivel jugable y de licencias. Y esque por fin los jugadores contaban con sus nombres reales. Konami negoció con la FIFA para obtener las licencias oficiales de los jugadores y que sus nombres pudieran aparecer por fin en el juego.


Se trata de una mejora sustancial, ya que por primera vez, el juego de Konami se ponía a la altura de la saga FIFA en este aspecto y no hacernos pasar por el editor otra vez para conseguir que Roal sea Raúl. Además, a nivel sonoro supone que el comentarista diga los nombres de los jugadores en vez de su dorsal… aunque en el Castellano, esto no es una gran mejora, ya que los comentarios siguen siendo igual de lamentables que en años anteriores, con un narrador sin carisma y que hace que le bajemos el volumen para disfrutar del magnífico sonido ambiente de los estadios.


Aparte de esto, ligeros retoques a nivel jugable, incluyendo un nuevo sistema para hacer vaselinas, la inclusión de los remates en plancha, un nuevo sistema de colisiones que hace mas creibles los lances del partido y las faltas, una IA mas depurada que hará los partidos mas complejos y divertidos y ciertos retoques a nivel táctico es lo que Konami hizo con su ISS Pro Evolution para convertirlo ISSPE2. Suficientes cambios para justificar la compra, si además le sumamos la introducción de jugosas mejoras a la Liga Master, como la inclusión de una liga de 2ª División, que hace aún mas profundo y largo el modo de juego, la inclusión de nuevos equipos (como el Valencia) y la ampliación a 54 del número de selecciones.


En el aspecto gráfico todo se mantiene igual y en el sonoro también pero esque, salvo en los comentaristas, poco se podía tocar aquí. La intro del juego es simplemente fabulosa, con jugadores como Hierro o Figo perfectamente reconocibles y el detalle del delantero brasileño al final levantándose la camiseta para enseñar la de su hijo que hace que se pongan los pelos de punta. Una demostración de amor por los detalles por parte de Konami. 


Sin duda, Konami volvió a dar con la tecla, repitiendo una fórmula que les dio el trono del fútbol el año anterior. La decisión sacar su juego en versión PSOne le dio a EA Sports un año de tregua, pero al año siguiente veríamos que lo que estaba gestando Konami necesitaba ese tiempo de espera, espera que merecería la pena.

FIFA 2001

Publicado: 03/10/2010 de ruben88fisio en "El fútbol según EA Sports: FIFA", Deportivo, Play Station 2

8/10
“Aunque la mona se vista de seda…”

…Mona de 2ª generación se queda. Y esque hay que reconocer que EA hizo un grandísimo esfuerzo por elevar su franquicia a la categoría de estrella, pero un renovado motor gráfico no sirve si el sistema de juego no varía. Y eso, en esencia, es lo que pasa con este FIFA. A nivel visual, es impactante, pero a nivel jugable… es mas de lo mismo.

Comencemos: FIFA 2001 nos presenta a Mendieta en portada (dona sus movimientos para la captura de éstos también) y en contraportada se nos promete emoción a raudales con un motor gráfico remozado, equipos con equipaciones licenciadas (salvo las publicitadas por Dreamcast), parecidos reales de los jugadores (bastante conseguidos para la época) y nuevas animaciones. Además recuerdo un detalle curioso y es que el CD (o DVD en PS2) tenía una zona de rasca y huele, al acercarte el dedo, olía a hierba. No valía de nada, pero queda curioso. Pero, aparte de eso, esconde un sistema de juego idéntico a los de años anteriores, que nada tiene que ver con el fantástico estilo de juego de ISS Pro Evolution, el cual ya conseguía que muchos dejaran de lado el nuevo FIFA.


Graficamente ya se sabe, era el primer juego de la saga en PS2 y las espectativas eran muy altas. A pesar de que gráficamente quedó rápidamente desfasado (ya que en su versión 2003 se rediseñó desde 0 el motor gráfico), en ese primer año de lanzamiento en la negra de SONY, hizo levantarse a la gente de sus asientos mientras se frotaban los ojos. Mas de un padre (incluido el mío) preguntó que si a esa hora ponían fútbol y que quién jugaba. La verdad que el trabajo de los diseñadores gráficos de EA fue brillante. Era la primera vez que se conseguía dotar de personalidad a todas las equipaciones y con el nuevo procesador de PS2, las caras de los jugadores estaban mas que conseguidas, representando una amplia gama de sensaciones a lo largo del partido. Además se retocaron las condiciones climatológicas, logrando unos partidos nocturnos y con lluvia muy conseguidos. Los estadios comenzaban a estar mas vivos, teniendo gente en los banquillos, seguridad, fotógrafos, presencia física de los liniers… un aumento de gente en pantalla que no afectaba al desarrollo del partido pero sí a la sensación de realidad. Las escenas cinemáticas son sensacionales, consiguiendo que la celebración de cada gol se convierta en un auténtico espectáculo y que ante cada entrada dura temamos la roja por parte del árbitro.


A nivel sonoro, se contó con Moby para la genial banda sonora y en lo demás, seguimos como cada año: Manolo y Paco dando el Do de pecho y un sonido ambiente genial. Podemos escuchar a los jugadores pidiendo el balón, quejándose de una entrada, gritando para celebrar un gol, a los entrenadores dando indicaciones en las bandas… aparte de eso, el público sigue reaccionando de manera realista y consecuente a lo que pasa en el campo.


Pero jugando… se destapan las mismas carencias. Un juego simplón, en el que es muy facil marcar 5 o 6 goles por partido (de hecho había hasta un “truco” en el que se podía marcar de chilena desde el centro del campo) y que a la larga no resulta divertido, salvo que se juegue con algún compañero. Como aliciente, en la Copa del Rey se podía jugar contra equipos de 2ª como el Betis o el Atlético de Madrid, cosa que antes no se podía. Si que es verdad que por contra, el movimiento del balón era mas real y el equipo contrario demostraba algo mas de inteligencia en el campo, pero aún no resultaba suficiente para hacerle sombra al gigante nipón.


Un año mas, FIFA presentaba un juego arcade, divertido en un principio, pero con una vida útil mucho mas corta que su rival y que, poco a poco, iba perdiendo adeptos en detrimento de ISS Pro Evolution. Sin embargo, he de reconocer que, durante los primeros meses, el juego entraba estupendamente bien por los ojos y el espectáculo visual que presentaba era de lo mejor de la época.

9,5/10

“Viva la revolución!!!”

Increible. Sólo puede denominarse así a la revolución que preparó Konami para la navidad del año 1999, algunos meses después de la salida de FIFA 2000. Si con ISS Pro e ISS Pro 98, la compañía nipona puso las cosas difíciles al gigante californiano, con Evolution terminaron de demostrar que simulación no está reñida con diversión y que su particular punto de vista sobre el mundo del balompié era la apuesta ideal para disfrutar al máximo de este bello deporte.

Esta revolución se gesta desde lo mas profundo del videojuego, sometiendo a la saga a un lavado de cara en todos los aspectos, desde el gráfico, al sonoro y jugable y, sobre todo, a sus modos de juego. Y esque la inclusión de la “Master League” supuso un antes y un después en la franquicia de Konami. Es cierto que los nombres de los jugadores seguían sin ser reales, pero merecía la pena el sacrificio de 2 o 3 tardes en el editor de jugadores para luego poder disfrutar del magnífico espectáculo que el juego nos brinda.

Gráficamente el juego presenta una remodelación extraordinaria, alcanzando probablemente el techo técnico de la gris de SONY. La caracterización de jugadores es perfecta para la época, representando detalles como la calva de Zinedine Zidane, la carrerita de Roberto Carlos, etc. Los estadios aumentan en número y detalle, así como en viveza y sensación de realidad dentro. Si a eso le sumamos un aumento en el número de cinemáticas, con unas celebraciones espectaculares, unas repeticiones de auténtica retransmisión deportiva… completa un apartado gráfico brillante.

En el nivel sonoro, el juego sigue quedando por debajo de FIFA, pero esque el juego aquí nombrado es prácticamente insuperable en este aspecto, simplemente por contar con los comentaristas que cuenta, FIFA es inalcanzable en este aspecto. Sin embargo, si que es cierto que el sonido ambiente del juego es francamente bueno. El público reacciona de manera muy creible a las acciones que se desarrollan en el campo, desde lanzamientos al palo, faltas, fueras de juego, goles…

Jugabilidad… Liga Master. Aparte de todos los modos de juego que incluía anteriormente, repartidos entre Amistoso, Ligas y Copas de Selecciones (ampliadas a 52), un modo de entrenamiento que da para muchas horas gracias a los retos, si por algo destaca este ISS Pro Evolution es por la Master League. Se trata de la primera aparición de equipos de club en el juego, de tal forma que los mejores equipos del continente  (Madrid, Barcelona, Milan, Manchester…) están representados en el juego. El sistema es simple, una liga enfrentando a los mejores equipos de Europa (al estilo de la Liga Estelar Europea de FIFA 99) en un sistema de doble partido. Por los partidos ganados y los goles, se reciben una serie de puntos con los que fichar a los mejores jugadores del planeta para mejorar tu equipo y ascender en la tabla clasificatoria hasta hacerse con la Copa. Simple, efectivo, divertido y tremendamente adictivo. Definitivamente, el plus que le hacía falta a la saga de Konami para ponerse a la altura de FIFA, sin embargo, “se pasaron”, rebasaron a FIFA de forma abusiva.

Con este Evolution, asistimos a la vuelta de tuerca del refrán de “Cria fama y echate a dormir”, el problema es que si duermes demasiado, corres el riesgo de que venga alguien mas listo que tú y se quede con toda la gloria. En este caso, los listos fueron los japoneses, pero no siempre será así.