Archivos de la categoría ‘“El fútbol según Konami: ISS y PES”’

9,5/10
“Los laureles del éxito se mantienen”

A principios del 2001 y con FIFA 2001 ya en los mercados de PS2, Konami volvió a apostar por PSOne para reeditar el éxito de su primer Evolution, salido un año y medio antes. Este Evolution 2 se presenta con pocas, pero sustanciales mejoras. La mayoría se presentan a nivel jugable y de licencias. Y esque por fin los jugadores contaban con sus nombres reales. Konami negoció con la FIFA para obtener las licencias oficiales de los jugadores y que sus nombres pudieran aparecer por fin en el juego.


Se trata de una mejora sustancial, ya que por primera vez, el juego de Konami se ponía a la altura de la saga FIFA en este aspecto y no hacernos pasar por el editor otra vez para conseguir que Roal sea Raúl. Además, a nivel sonoro supone que el comentarista diga los nombres de los jugadores en vez de su dorsal… aunque en el Castellano, esto no es una gran mejora, ya que los comentarios siguen siendo igual de lamentables que en años anteriores, con un narrador sin carisma y que hace que le bajemos el volumen para disfrutar del magnífico sonido ambiente de los estadios.


Aparte de esto, ligeros retoques a nivel jugable, incluyendo un nuevo sistema para hacer vaselinas, la inclusión de los remates en plancha, un nuevo sistema de colisiones que hace mas creibles los lances del partido y las faltas, una IA mas depurada que hará los partidos mas complejos y divertidos y ciertos retoques a nivel táctico es lo que Konami hizo con su ISS Pro Evolution para convertirlo ISSPE2. Suficientes cambios para justificar la compra, si además le sumamos la introducción de jugosas mejoras a la Liga Master, como la inclusión de una liga de 2ª División, que hace aún mas profundo y largo el modo de juego, la inclusión de nuevos equipos (como el Valencia) y la ampliación a 54 del número de selecciones.


En el aspecto gráfico todo se mantiene igual y en el sonoro también pero esque, salvo en los comentaristas, poco se podía tocar aquí. La intro del juego es simplemente fabulosa, con jugadores como Hierro o Figo perfectamente reconocibles y el detalle del delantero brasileño al final levantándose la camiseta para enseñar la de su hijo que hace que se pongan los pelos de punta. Una demostración de amor por los detalles por parte de Konami. 


Sin duda, Konami volvió a dar con la tecla, repitiendo una fórmula que les dio el trono del fútbol el año anterior. La decisión sacar su juego en versión PSOne le dio a EA Sports un año de tregua, pero al año siguiente veríamos que lo que estaba gestando Konami necesitaba ese tiempo de espera, espera que merecería la pena.

9,5/10

“Viva la revolución!!!”

Increible. Sólo puede denominarse así a la revolución que preparó Konami para la navidad del año 1999, algunos meses después de la salida de FIFA 2000. Si con ISS Pro e ISS Pro 98, la compañía nipona puso las cosas difíciles al gigante californiano, con Evolution terminaron de demostrar que simulación no está reñida con diversión y que su particular punto de vista sobre el mundo del balompié era la apuesta ideal para disfrutar al máximo de este bello deporte.

Esta revolución se gesta desde lo mas profundo del videojuego, sometiendo a la saga a un lavado de cara en todos los aspectos, desde el gráfico, al sonoro y jugable y, sobre todo, a sus modos de juego. Y esque la inclusión de la “Master League” supuso un antes y un después en la franquicia de Konami. Es cierto que los nombres de los jugadores seguían sin ser reales, pero merecía la pena el sacrificio de 2 o 3 tardes en el editor de jugadores para luego poder disfrutar del magnífico espectáculo que el juego nos brinda.

Gráficamente el juego presenta una remodelación extraordinaria, alcanzando probablemente el techo técnico de la gris de SONY. La caracterización de jugadores es perfecta para la época, representando detalles como la calva de Zinedine Zidane, la carrerita de Roberto Carlos, etc. Los estadios aumentan en número y detalle, así como en viveza y sensación de realidad dentro. Si a eso le sumamos un aumento en el número de cinemáticas, con unas celebraciones espectaculares, unas repeticiones de auténtica retransmisión deportiva… completa un apartado gráfico brillante.

En el nivel sonoro, el juego sigue quedando por debajo de FIFA, pero esque el juego aquí nombrado es prácticamente insuperable en este aspecto, simplemente por contar con los comentaristas que cuenta, FIFA es inalcanzable en este aspecto. Sin embargo, si que es cierto que el sonido ambiente del juego es francamente bueno. El público reacciona de manera muy creible a las acciones que se desarrollan en el campo, desde lanzamientos al palo, faltas, fueras de juego, goles…

Jugabilidad… Liga Master. Aparte de todos los modos de juego que incluía anteriormente, repartidos entre Amistoso, Ligas y Copas de Selecciones (ampliadas a 52), un modo de entrenamiento que da para muchas horas gracias a los retos, si por algo destaca este ISS Pro Evolution es por la Master League. Se trata de la primera aparición de equipos de club en el juego, de tal forma que los mejores equipos del continente  (Madrid, Barcelona, Milan, Manchester…) están representados en el juego. El sistema es simple, una liga enfrentando a los mejores equipos de Europa (al estilo de la Liga Estelar Europea de FIFA 99) en un sistema de doble partido. Por los partidos ganados y los goles, se reciben una serie de puntos con los que fichar a los mejores jugadores del planeta para mejorar tu equipo y ascender en la tabla clasificatoria hasta hacerse con la Copa. Simple, efectivo, divertido y tremendamente adictivo. Definitivamente, el plus que le hacía falta a la saga de Konami para ponerse a la altura de FIFA, sin embargo, “se pasaron”, rebasaron a FIFA de forma abusiva.

Con este Evolution, asistimos a la vuelta de tuerca del refrán de “Cria fama y echate a dormir”, el problema es que si duermes demasiado, corres el riesgo de que venga alguien mas listo que tú y se quede con toda la gloria. En este caso, los listos fueron los japoneses, pero no siempre será así.

9/10
“Konami sigue en línea ascendente”

Más y mejor. Sí, parecía imposible después del nivel alcanzado por ISS Pro, pero no lo es. ISS Pro 98 se presentaba como un ISS Pro remozado, mejorado, ampliado… y como precuela para lo que sería la siguiente entrega.

Con la firme pretensión de hacerle la vida un poquito mas complicada a FIFA 99, Konami se puso las pilas y dió a luz a este magnífico simulador manteniendo la esencia de la saga y retocándola para que fuera aún más atractiva. Si ISS Pro sirvió como carta de presentación para ver como los nipones veían el fútbol, ISS Pro 98 demostraba que no iban a ser flor de un día.

Sin la aparición aún de los clubes y sin las licencias de los jugadores, pero con la posibilidad de convertir a Batutista en Batistuta con el genial editor de jugadores incluido, Konami volvía a sentar cátedra en el universo futbolístico con en ISS Pro 98. El número de selecciones se amplía a 40, apareciendo las 32 que disputaron el Mundial de Francia del mismo año mas otras 8 más. Esto propició un aumento en el número de competiciones, pudiendo disputar la Eurocopa, la Copa Asia, Copa América, etc. Jugar y dominar todas las selecciones es un auténtico reto. El número de estadios se amplió a 5 (con un nivel de detalle bastante aceptable) y se renovaron las escenas cinemáticas dotando al juego de un aspecto más sólido.


En el aspecto jugable poco hay que decir, Konami mantiene toda la excelencia de las ediciones anteriores sin variar apenas su sistema de juego. Se añaden nuevos movimientos para hacer mas variada la experiencia y la importante posibilidad de modificar las tácticas en tiempo real con simples combinaciones de botones, algo que otorga un aspecto estratégico muy interesante al juego.

A nivel sonoro destaca la inclusión del castellano en los idiomas. No alcanzan el nivel de detalle de los magníficos comentarios de la serie de EA Sports, pero esque eso no es trabajo fácil. Sin embargo, los comentarios de ISS Pro 98 dejan destellos de calidad y detalles tales como las disculpas de narrador mientras los jugadores posan para las cámaras antes de empezar un partido con lluvia por la mala calidad de la señal de televisión. La primera vez que alguien escucha eso, se queda frío, porque Konami se ha molestado en introducir un filtro de granos en la imagen para que parezca que se ve peor si llueve. En fin, detalles de genio.

Este juego sirvió como prolegómeno de lo que el año siguiente esperaba, la verdadera revolución de los videojuegos futbolísticos, pero eso es materia de otra crítica.

 

8,5/10
“Nace la leyenda del ISS Pro”

El ISS Pro, o el Pro, todo el mundo ha nombrado alguna vez este juego, todo el mundo lo conoce y a mucha gente le entusiasmó.

Tras sorprender a propios y extraños con las dos magníficas versiones de Super Nintendo y después de un año sabático en el que le dieron algo de cancha a EA y su FIFA 97, Konami regresaba por la puerta grande de los estadios de futbol con este magnífico simulador.

ISS Pro se presentaba con 32 de las mejores selecciones del mundo (sin jugadores licenciados) en las que disputar partidos, ligas, copas o entrenar. Simple, directo, efectivo.


Gráficamente resulta similar al FIFA 98: Jugadores grandes, tochos, hipermusculados… Sin embargo, existe una gran diferencia, las alturas. Aunque los jugadores no tengan los nombres reales, si que se parecen. Su altura, sus peinados, color de piel, son bastante mas similares a los jugadores reales que en el juego de EA. Los estadios (solo 3) son fácilmente diferenciables, con grandes videomarcadores donde se representan los hechos que se suceden en el campo y con gradas muy bien recreadas (público en forma de manchas en 2D, el público animado llegaría mucho después).

A nivel sonoro el juego nos da una de cal y una de arena. Mientras los comentarios (en el idioma de Shakespeare), la ambientación y las melodías del juego son mas que satisfactorias, el sonido del juego mucho peor. Se hace raro ver como todos y cada uno de los toques que se le dan al balón suenen, todos, hasta el mas leve. Conducción de balón, pases, remates de cabeza, disparos, todo suena y algunos, como los disparos, suena como si chocaran dos piedras. Un efecto algo extraño pero que, tras 13 años, me hace recordar este magnífico juego con una sonrisa.

Y en el aspecto jugable, poco hay que decir. El que conozca un ISS sabe de lo que hablo: Simulación + Diversión = Éxito. Ya en el lejano 1997, el juego ofrecía al jugador una variedad de situaciones y un abanico de movimientos envidiable. Detalles como la barra de tiro y centros (ausente en FIFA hasta la edición 2002), un sistema de lanzamientos de falta realmente trabajado y una IA tanto de compañeros como de rivales, hacía de este juego una experiencia adictiva, complicada y divertida.

Tras 2 entregas menos conocidas por la hegemonía de FIFA en la anterior generación, Konami daba un auténtico puñetazo sobre la mesa con su ISS Pro y el resto de ediciones que vendrían en PS1 y PS2.

9/10

“Mejoras para un juego sobresaliente”

A finales del mismo año 1995, Konami lanzaba la segunda entrega del simulador de fútbol por excelencia para hacerle la competencia directa a FIFA Soccer 96. ISS Deluxe venía para seguir poniendole las cosas difíciles a los de EA Sports con sutiles mejoras y manteniendo las dosis de diversión y jugabilidad que lo hicieron merecedor de la legión de seguidores que consiguió con su primera entrega.

En esencia nos encontramos frente al mismo juego pero con algunas mejoras. Se trata de un simulador muy completo para su época, con unas animaciones e imágenes bastante realistas y variadas y en el que se intentaba hacer especial énfasis en la diferenciación entre las selecciones, los estadios y los propios jugadores a pesar de no contar con los nombres reales. Así, podríamos reconocer con cierta facilidad a Ravanelli, aunque se llamara Carboni, en la punta de lanza del ataque italiano gracias a que los chicos de Konami se encargaron de diferenciarlo diseñándolo con sus características canas.


Esta diferenciación no se queda sólo aquí, los estadios se diferencian unos de otros tanto en longitud y anchura, como en dibujo del corte del cesped, así como en la decoración de las gradas y las vallas publicitarias. 

El juego cuenta con 36 de las mejores selecciones del mundo perfectamente diferenciables desde su indumentaria hasta la formación y la estrategia que presentan sobre el campo. Los niveles de dificultad ayudan a esto ya que en el nivel 1 (el actual “Amateur”, “Principiante” o “Alevín”) será muy facil hilar jugadas y mover el balón, mientras que en el nivel 5 (“Clase Mundial” o “Galáctico”) sudaremos sangre para desmarcarnos y poder dar un pase en condiciones.


Otro detalle curioso es el de los árbitros. Existen 3, cada uno de una región (uno de color, un europeo y un asiático) que influirán de forma muy marcada en el juego. Mientras uno será permisivo y poco propenso a mostrar tarjetas, otro no permitirá ningún lance sucio en el juego, cortando todo tipo de gestos duros.

En la mejora gráfica nos encontramos una presentación inicial en la que se ve el marcador de la tribuna central del estadio donde aparecen los dos jugares con el árbitro para el sorteo de campo. Este marcador volverá a tener protagonismo en acciones puntuales del juego, como remontadas, goles en propia meta o hat-tricks en los que aparecerán los jugadores del equipo celebrando las situaciones nombradas.


Este fue el mayor exponente del fútbol en 2D antes de su salto al mundo poligonal de Play Station, donde comenzarían a dar rienda suelta a su leyenda.

9/10
“La competencia asedia las consolas”

En el año 1995 (1994 en Japón), Konami pone las cartas sobre la mesa y presenta la que, hasta el día de hoy, sería la principal alternativa al todopoderoso FIFA: El que comenzaría como ISS, se transformaría en ISS Pro, luego en ISS Pro Evolution y posteriormente en PES. Diferentes nombres para un mismo estilo. 

Y es que, si FIFA optó en un primer momento por un estilo arcade, simplista a la par que divertido y muy visual, Konami decidó darle a su primogénito un estilo mucho mas cercano a la simulación pura y dura, dotando a ISS de una profundidad y una jugabilidad sin precendentes en las videoconsolas. Está considerado por muchos expertos, como uno de los mejores juegos de la generación de 16bits.

Visualmente el juego destacaba por presentar una vista en 2D (las 3D eran impensables en la querida SuperNintendo) de desplazamiento lateral pero con la particularidad de que el campo tenía cierta perspectiva, lo que le daba mas profundidad al juego. Los jugadores se diferencian unos de otros en color y corte de pelo, de piel (algo de lo que carecía FIFA) pero, eso sí, sin los nombres reales, dando una sensación de variedad muy buena. El cesped, porterías, etc, estaba muy bien recreado generando una realidad genial para la época.

A nivel sonoro, los ISS siempre han destacado por su capacidad inmersiva. El público reaccionaba con bastante fidelidad a las acciones en el campo, cantando los goles locales y silbando a los visitantes. Las melodías escasean pero no son necesarias, el fútbol se vive en el cesped y ahí cumple con creces.

En el aspecto jugable, como ya hemos comentado antes, el juego se destapaba como un simulador en toda regla, con aspectos tan destacables como los indicadores de resistencia de los jugadores, las míticas caras de colores para representar su estado de forma (algo que acompañaría a la saga desde entonces pero que posteriormente se transformarían en flechas de colores), unos cambios en las tácticas que verdaderamente funcionaban y eran visibles… Cuando suena el silbato y el balón rueda, tenemos a nuestra disposición una gama de movimientos sensacional que hace que cada partido sea distinto y que nos podamos adaptar a como nos juega la selección rival (ya que hasta ediciones muy posteriores no aparecerían los equipos en ISS) hasta llegar a la portería rival, en la que nos encontraríamos con la enorme dificultad de superar al portero. Los disparos había que ajustarlos muy bien para que no se fueran y los porteros ponían las cosas verdaderamente difíciles.

En definitiva, en esta primera entrega, Konami presentó su candidatura al trono del fútbol virtual, aunque no sería hasta años mas tarde, cuando se hiciera mundialmente conocido con su primera entrega de Evolution en PSOne, cuando le diera la vuelta a las estadísticas y rebasara a un FIFA que, en aquellos años estaba en horas bajas, muy bajas.