Archivos para enero, 2012

DIRTY SPLIT

Publicado: 15/01/2012 de ruben88fisio en Aventura Gráfica, PC

7’5/10

“Un viejo sabueso a la caza de pistas”

No es común encontrar casos así, en los que un juego independiente y 100% gratuito (descarga legal), tenga un nivel de calidad tan alto y nos haga rememorar grandes tardes frente a la pantalla de los viejos PCs que soportaban aquellas aventuras gráficas clásicas que olían a dificultad y diversión a partes iguales. Dirty Split es un homenaje, un tributo, a nombres como The Day of the Tentacle o Monkey Island. Dirty Split es un producto genuino y evocador, con un estilo gráfico muy llamativo y que consigue transportarnos a principios de los 90, la época dorada de las aventuras gráficas. Dreamagination es el estudio al que debemos agradecer este trabajo.

Alan Baxter, oficial de la policía de Los Ángeles retirado y convertido a detective privado, recibe una llamada de la mansión Vanderbuilt en la que se reclaman sus servicios. Allí, descubre que un asesinato ha sido perpetrado: un prestigioso cirujano plástico, el Doctor Bedford, ha aparecido muerto en su consulta. Todo parece indicar que ha sido asesinado de un golpe contundente en la cabeza. El Doctor Bedford era el prometido de la hija mayor de la señora Vanderbuilt y Walter, su otro hijo, es el principal sospechoso del asesinato. Al parecer, el Doctor Bedford acababa de romper el compromiso que tenía con la hija, delante de toda la familia, algo que no sentó demasiado bien al bueno de Walter. La policía dice que fue en busca del Doctor a su despacho y que allí la discusión se les fue de las manos y lo mató. Walter está en los calabozos de la comisaría a la espera del juicio y es nuestra labor intentar esclarecer lo que sucedió, ya que no parece que todo sea tan claro.

Este es el interesante punto de partida que nos mantendrá unas 6 o 7 horas pegados a la pantalla intentando desenmarañar esta oscura trama, que no es tan simple como parece al principio y que implica a la mafia de la Costa Este y nos hará viajar a lugares como Las Vegas o Nueva York, en busca de la pista que nos dé la clave del enigma. Y todo esto se hace con el simple uso del ratón, nuestro inventario y tirando de lógica y sentido común. Dirty Split no es una Aventura Gráfica en exceso complicada y la primera mitad del juego transcurre sin apenas darnos cuenta, sin que en ningún momento nos quedemos atascados, algo que le resta profundidad pero que hace que la trama gane en agilidad. Es un juego con un sistema muy simple, el botón izquierdo sirve para realizar las acciones que seleccionamos con el botón derecho y que no van más allá de “hablar”, “observar” y “coger”. Esas tres acciones son suficientes para todo lo que necesitamos hacer en el juego.

Gráficamente el juego destaca por su apartado gráfico simple y colorido, que hace que nos acordemos de míticas series de dibujos animados como Los Supersónicos de Hanna Barbera. Todo es anguloso y simple, con una paleta de colores muy amplia y variada. Sin embargo, este estilo conjuga perfectamente con el estilo sesentero que se le quiere aplicar al juego ya que hay que recordar que la historia que nos ocupa se desarrolla en la América de los años 60. Gran estilo visual acompañado de un apartado sonoro a la altura. Las voces de los actores de doblaje (en inglés) dotan a los personajes de personalidad y del gancho que necesitan. Algunos como Al (nuestro protagonista), rezuman humor ácido en sus comentarios. El sonido ambiente está bastante logrado, con melodías distintas para cada escenario que transmiten perfectamente el nivel de tensión necesario para cada momento de la historia.

 

En definitiva, la propuesta de Dreamagination es fresca, divertida, no demasiado complicada y gratis, sobre todo esto último. El género de la Aventura Gráfica está atravesando por una época de “calma chicha” en el que los nostálgicos como yo recordamos con añoranza las buenas tardes que Broken Sword, Maniac Mansion o el brillante catálogo de LucasArts nos hacían pasar. Dirty Split es una mirada atrás, un remember de todo esto que aquí venimos diciendo. Una demostración de que lo clásico puede ser divertido sin necesidad de unos gráficos deslumbrantes ni de combinaciones endiabladas de botones en el mando.

Anuncios